Hueso carnoso: la importancia de incluirlo en la dieta de tu perro

Muchos de vosotros nos preguntáis porqué los menús de Dogfy Diet contienen hueso carnoso, y en este blog os contamos los beneficios que proporcionan a nuestros perros.

¿Quieres saber cómo funciona Dogfy Diet? No dudes en escribirnos por WhatsApp
¡Estaremos encantados de acompañarte en el cambio!

Algunas veces habremos oído que los huesos son malos para los perros, pero lo cierto es que el perro en su naturaleza y durante miles de años fue un cazador que se alimentaba principalmente de las presas capturadas. Ellos mismos trituraban los huesos y obtenían así una fuente de calcio y fósforo muy necesaria para su estructura ósea, además de otros minerales.

Sin embargo, sí que es verdad que los huesos pueden resultar peligrosos para nuestros perros en el caso de que se encuentren sin triturar, especialmente si no son propiamente carnosos. Este tipo de huesos, pierden su humedad y tienden a astillarse, pudiendo provocar perforaciones u obstrucciones intestinales.

Los huesos que se consideran no carnosos son aquellos que son demasiado duros para ser ingeridos, por ejemplo, los huesos que soportan gran peso (como los de las piernas), o huesos que pertenecen a animales grandes. Estos huesos más grandes serían óptimos de usarse como huesos recreativos.

Beneficios de incluirlos en la dieta

En Dogfy Diet incluimos el hueso carnoso en nuestros menús porque benefician la salud de nuestros peludos en muchos sentidos:

-Aportan proteínas de alto valor biológico

-Son ricos en una proteína llamada colágeno, aminoácidos y ácidos grasos que son esenciales para el bienestar de nuestro perro.

-Fuente de minerales (calcio y fósforo)

Si analizamos el contenido de un hueso carnoso en porcentajes, encontramos que les aporta:

  • Calcio en un 25%
  • Fósforo en un 12%
  • Sodio en un 1.24%
  • Magnesio en un 0.37%
  • Potasio en un 0,.7%
  • Zinc en un 0.01%
  • Agua en un elevado porcentaje, que les aporta mucha hidratación

Contraindicaciones a tener en cuenta

Es muy importante controlar la suministración del hueso carnoso. Es decir, deberemos asegurarnos de que el porcentaje de hueso ofrecido sea el adecuado, adaptándonos a cada caso. También es importante darles un hueso que tenga suficiente carne a perritos sin patologías, y evitar darles un exceso de hueso con carne a perros geriátricos.

Deberemos tener en cuenta que los perros que vienen de alimentarse con piensos industriales y nunca han ingerido en sus dietas el hueso carnoso, aunque se encuentre muy triturado, pueden presentar episodios leves y esporádicos de diarrea y vómitos durante el periodo de transición, así como también heces más pastosas y blandas recubiertas de mucosidad.

Para cualquier duda en relación a la ingesta de huesos carnosos, el equipo nutricionista de Dogfy Diet queda a vuestra disposición.

¿Te gusta lo que hacemos en Dogfy Diet?
La experiencia nos dice que es mejor que lo compruebes por ti mismo.

dogfydiet

Deja un comentario