Coprofagia canina: ¿qué es y por qué se produce?

La coprofagia es el nombre técnico que se le da a la ingesta de heces por parte de un animal. Es una conducta habitual en muchas especies, y en el caso de los perros, es una de las preguntas más recurrentes que tenéis los papás y mamás y que nos hacéis llegar a Dogfy.

¿Quieres saber cómo funciona Dogfy Diet? No dudes en escribirnos por WhatsApp
¡Estaremos encantados de acompañarte en el cambio!

¿Por qué mi perro come heces?

Aunque todavía existe poca investigación sobre este comportamiento, las causas que se han podido detectar son diversas, y muchas están relacionados con la conducta canina. Os explicamos algunas causas posibles:

Frecuencia y calidad del alimento erróneos

Haciendo seguimiento nutricional a muchos peludos hemos podido detectar mejoras en su comportamiento, debido al cambio en su alimentación. Muchos papás y mamás suministran la comida en una frecuencia errónea, o ponen el alimento a disposición del perro para que él mismo coma cuando tenga hambre. Además, en muchos casos, este alimento se trata de pienso comercial y procesado, por lo que la calidad de la comida no es óptima.

Es muy importante que alimentemos a nuestro peludo como mínimo dos veces al día (3 o 4 tomas si se trata de un cachorro), y con alimentos de calidad. Esto es imprescindible para evitar la coprofagia en nuestro animal, ya que lo hace muchas veces por un instinto de supervivencia. Nuestro perro podría empezar a practicarla para saciar sus necesidades alimentarias.

Buscan nuestra atención y/o por aburrimiento

Cuando un perro practica este comportamiento, tendemos a regañarle y como consecuencia, le prestamos más atención. Si el perro sigue haciéndolo a pesar de nuestros enfados, es posible que “el castigo” o conducta que tomemos con ellos no esté funcionando y sea contraproducente, puesto que el perro se lo toma como una muestra de atención. También podría hacerlo por aburrimiento, en el caso de que pase muchas horas solo y se sienta carente de estímulos.

Conducta maternal

Si tenemos una hembra gestante en casa y observamos que lo hace, esto supondría una conducta natural para mantener limpio su nido, siendo una especie de práctica higiénica. Esta causa está muy relacionada con los cachorros. Si un cachorro lo hace, es posible que sea porque ha visto a su madre ingerir las heces y simplemente lo hace por imitación.

Enfermedades

Se han dado casos de coprofagia debidas a una insuficiencia pancreática, pancreatitis o por el síndrome de la mala absorción de los alimentos, muchas veces por causa de una alimentación demasiado grasa. Sin embargo, en estos contextos la coprofagia se acompaña de diarreas.

Por higiene

Esta causa es muy común en perros que han sido adoptados y cuyas condiciones anteriores se desarrollaron en un ambiente poco higiénico. Si el animal ha vivido durante un tiempo rodeado de sus excrementos, es posible que haya adoptado esta conducta para mantener su espacio limpio.

Conducta de dominancia y refuerzo de dolor

Esta causa se da únicamente cuando el perro ingiere heces de otro animal. En el caso de la dominancia, se trata de perros sumisos que conviven con “el alfa” de la manada en la misma casa y desarrollan este comportamiento para mostrar que están dominados. Respecto al refuerzo de olor, hay muchos perros que, por costumbre, al pasear por el campo o bosques, tienen tendencia a revolcarse y a ingerir heces de otros animales. Algunos perros que conviven con gatos lo hacen, simplemente porque quieren experimentar otro sabor y les llama la atención.

Para cualquier duda en relación a la coprofagia canina, el equipo nutricionista de Dogfy Diet queda a vuestra disposición.

¿Te gusta lo que hacemos en Dogfy Diet?
La experiencia nos dice que es mejor que lo compruebes por ti mismo.

dogfydiet

Deja un comentario