Golpe de calor: modo de actuación y snacks refrescantes

En general, los perros son mucho más sensibles al calor que los humanos. En días o épocas de mucho calor, debemos prestar especial atención a nuestras mascotas para evitar posibles urgencias veterinarias, ya que los animales tienen más dificultad que los humanos para reducir su temperatura corporal.

¿Quieres saber cómo funciona Dogfy Diet? No dudes en escribirnos por WhatsApp
¡Estaremos encantados de acompañarte en el cambio!

También es importante saber que la temperatura corporal normal de nuestros perros es distinta a la nuestra. La suya normalmente está entorno a los 39 grados, lo que para los humanos significaría un estado febril. Debemos tener en cuenta que los perros no transpiran como las personas, solo tienen glándulas sudoríparas en sus almohadillas y tan solo pueden perder calor a través del jadeo y por la transmisión en ciertas zonas con poco pelo, como sería el vientre.

¿Cómo sé si mi perro está sufriendo un golpe de calor?

  1. Respiración extremadamente rápida y sensación de sobreesfuerzo.
  2. Tambaleo y torpeza para mantenerse a cuatro patas.
  3. Dificultad para caminar.
  4. Jadeo excesivo junto con salivación exagerada.
  5. Las mucosas de la zona bucal se volverán azuladas por la falta de oxígeno.
  6. Aumento de la temperatura corporal.

Cómo actuar ante un golpe de calor

  1. Mantener la calma y trasladar al peludo al centro veterinario más cercano.
  2. Si no podemos acudir a un centro veterinario o nos encontramos de camino en el coche, nuestro primer objetivo es disminuir la temperatura corporal de nuestro peludo. Esto lo conseguiremos refrescándolo con agua tibia de forma continuada. No se recomienda con agua fría ya que podríamos provocar un shock térmico por los cambios drásticos de temperatura.
  3. Le ofreceremos agua tibia para que vaya hidratándose.

Una vez en el veterinario, ellos mismos se ocuparán de proporcionarle el mejor tratamiento. Si en ese momento no es posible llegar a un centro, deberemos seguir los pasos anteriores y acudir al veterinario en cuanto nos sea posible.

Existen razas que presentan una mayor predisposición a sufrir golpes de calor, por lo que deberemos prestar más atención a:

  • Razas braquicéfalas o de hocico corto (bulldogs, bóxer, carlino, pequinés, shi-tzu…). Estas razas tienen mayor riesgo debido a su nariz corta, lo que hace que sus orificios nasales sean pequeños y no permitan una entrada de aire adecuada. Por esta razón, estos perros se ven obligados a respirar por la boca, teniendo en cualquier caso una respiración más dificultosa que un perro de hocico largo.
  • Razas de pelaje grueso o pelo largo(chow chow, terranova, pomerania, boyero de Berna, huskies, mastines…)Son razas que no deberían vivir en zonas donde las temperaturas sean muy elevadas.
  • Razas de manto oscuro (rottweiler, labrador, pastor alemán…) Al igual que ocurre con nuestra ropa, los animales de color oscuro absorben más calor que los de color claro, haciendo que su temperatura corporal suba más rápidamente.
  • Perros de edad avanzada o sénior y cachorros. Tienen más riesgo, ya que por ejemplo los cachorros no termorregulan su temperatura y los perros de edad avanzada o sénior pierden la capacidad con la edad o bien sufren enfermedades respiratorias.

Consejos para prevenirlos

  1. Evitar dar paseos o hacer deporte en las horas punta de máximo calor.
  2. Disponer siempre de agua fresca y ventilar los espacios.
  3. No debemos cortar su pelaje. Muchas veces nos pensamos que haciéndolo pasará menos calor, pero lo cierto es que ese pelaje crea una capa que protege de la exposición solar, y al cortarlo, estamos haciendo que se encuentre más expuesto, sobre todo si nuestro peludo es de piel rosada.
  4. Nunca dejar a nuestro peludo dentro de espacios cerrados o atados.
  5. Alimentación hidratada: es muy importante para mantener a nuestro perro bien hidratado. Por eso los menús de Dogfy Diet contienen un 70% de agua.

Algunos ejemplos de snacks refrescantes

Podemos preparar snacks para refrescar a nuestros peludos en épocas de calor excesivo. Por ejemplo, podemos hacerles helados naturales de frutas.

Os recomendamos usar juguetes como el KONG o el lickimat, envases que pueden congelarse y donde podemos poner alimentos como yogur natural con fruta para que nuestro perro lo vaya lamiendo. 

Os damos otras ideas de snacks refrescantes:

  • Kéfir de cabra: el kéfir es un producto fermentado que aporta probióticos (bacterias beneficiosas) y que ha demostrado tener un efecto positivo sobre la microbiota de animales que lo consumen. Puede darse congelado tras haberlo puesto en una lickimat con trocitos de fruta, por ejemplo.
  • Arándanos y frambuesas: son altos en antioxidantes y flavonoides, al mismo tiempo que bajo en azúcares.
  • Coco: fuente de diferentes tipos de fibra, por ejemplo, de pectina, que es un conocido prebiótico.
  • Manzana: alto contenido en fibra, importante para la digestión de nuestros peludos. Contiene mucha agua, hecho que favorece la hidratación.

Para cualquier duda en relación a cómo prevenir los golpes de calor en nuestros peludos, el equipo nutricionista de Dogfy Diet queda a vuestra disposición.

¿Te gusta lo que hacemos en Dogfy Diet?
La experiencia nos dice que es mejor que lo compruebes por ti mismo.

dogfydiet

4 comentarios sobre “Golpe de calor: modo de actuación y snacks refrescantes

Deja un comentario