Adopción responsable: ¿Qué debo tener en cuenta al adoptar un perro?

La relación entre el humano y el perro

Desde los inicios de la convivencia entre la especie humana y la canina, incluyendo procesos de domesticación y modificación genética, hemos podido comprobar que los perros han sido y van a seguir siendo una parte muy importante de nuestras vidas.

La popularidad de los perros como animal de compañía ha ido incrementándose paulatinamente con el paso de los años entre las familias españolas. Actualmente, el 50,2% de los hogares españoles cuentan con al menos un animal de compañía.  

¿Quieres saber cómo funciona Dogfy Diet? No dudes en escribirnos por WhatsApp
¡Estaremos encantados de acompañarte en el cambio!

Sin embargo, España es líder de Europa en abandono de animales, en concreto se producen 700 abandonos cada día. La falta de concienciación y la dejadez política ponen en jaque un sistema de protectoras y perreras completamente saturado y desbordado.

Como humanos, tenemos la capacidad de pensar y razonar, por lo que, a la hora de adquirir un animal, tenemos el deber de comprometernos a cuidarlo hasta el final de sus días. Para nuestros peludos somos todo el mundo que ellos conocen, así que debemos procurar que sea un lugar agradable y bonito.

¿Qué implica tener un perro?

Tener un perro implica muchas cosas, entre ellas tener que renunciar a algunas de ellas. Antes de adquirir un animal, debemos conocer bien todas las implicaciones que conlleva y tener claro que adoptar un animal no es un acto que se haga por moda.

Empezamos con la definición de bienestar animal de la OIE (Organización Mundial de Sanidad Animal), con el título de “Las 5 L”:

libre de hambre, de sed y de desnutrición; libre de temor y de angustia;

libre de molestias físicas y térmicas;

libre de dolor, de lesión y de enfermedad;

libre de manifestar un comportamiento natural.

Sin embargo, esto no será suficiente, pues un perro también necesita:

  • Alimentación adecuada: deberemos procurar escoger una alimentación que respete al máximo su naturaleza. 
  • Visitas veterinarias: aunque nuestro perro no tenga ningún problema de salud, es importante acudir al veterinario para hacer revisiones anuales.
  • Actividad física y estimulación mental: los perros necesitan estimular el físico pero también la mente. Deberemos procurar realizar paseos según su necesidad y, en la medida de lo posible, incorporar juegos intelectuales que estimulen su mente.
  • Socializar con otros perros: es importante para los perros que puedan socializarse con los de su misma especie.
  • Ofrecerles cuidados básicos: cobijo, higiene, hogar, un lugar de descanso agradable, entre otros.
  • Paciencia y mucho amor

Otro aspecto a tener en cuenta, es que nuestra situación económica debe ser estable. Los perros necesitan cuidados básicos que cuestan dinero (productos de higiene, alimentación saludable, arneses, productos para desparasitar…) sumado a posibles imprevistos (visitas al veterinario, entre otros).

¿Raza o mestizo?

Normalmente a las razas se les atribuyen temperamentos y propensiones de comportamiento basadas en una supuesta función de origen ancestral.

Sin embargo, cada vez existen más estudios que explican y demuestran que ser de un pedigrí o de otro solamente explica el 9% de la variación de comportamiento, puesto que ninguno es exclusivamente de una raza en particular.

Sabiendo esto, a la hora de adoptar un perro, no deberíamos de pensar en ese físico y supuesto carácter, sino en nuestras propias circunstancias y condiciones.

Para ello, podemos valorar las características del perro y ver si encaja con nuestro modo y estilo de vida, tanto en individual como en colectivo. Si queremos, por ejemplo, adoptar un cachorro, deberemos valorar si encaja con nuestro momento vital, pues supone un esfuerzo y tiempo extras.

Sea el perro que sea e independientemente del momento vital en que se encuentre, deberemos ejercer una gran comprensión y empatización por nuestra parte, dejando de lado en muchas ocasiones el carácter individualista de nuestra persona, asegurando así su bienestar.

¿Qué recomendamos?

Desde Dogfy Diet, recomendaríamos ir a la protectora más cercana, que explicarais la situación familiar y que os dejarais asesorar.

Por ejemplo, en el Centro de Acogida de Animales de Barcelona, hay un equipo de educadores caninos que trabajan diariamente, ayudando a todas las familias y personas que buscan adoptar un peludo, realizando cuestionarios previos, paseos conjuntos y un seguimiento una vez el perrito ha sido instalado en el nuevo hogar, ayudando en todo lo que se necesite con la adaptación.

Para cualquier duda en relación a la adopción responsable, el equipo nutricionista de Dogfy Diet queda a vuestra disposición.

¿Te gusta lo que hacemos en Dogfy Diet?
La experiencia nos dice que es mejor que lo compruebes por ti mismo.

¿Empezamos?

Sara Ruíz Torres

Deja un comentario