¿Cómo hacer la transición en perros mayores o con barrigas sensibles?

Cuando decidimos dar el paso y ofrecer a nuestro perro una alimentación natural, es normal que nos surjan dudas acerca de cómo realizar el cambio del pienso a la dieta natural. Si bien es cierto que con un perro sano adulto la transición puede ser más rápida, la cosa puede ser distinta si se trata de un perrito mayor o en un perrito que tenga la barriga sensible.

En estos casos, deberemos ser más cautelosos y realizar la transición de forma más progresiva.

¿Quieres saber cómo funciona Dogfy Diet? No dudes en escribirnos por WhatsApp
¡Estaremos encantados de acompañarte en el cambio!

¿Por qué pueden producirse desequilibrios si el perro viene de comer pienso?

Los perros, como ya sabemos, son carnívoros facultativos, lo que significa que su aparato digestivo está diseñado para ingerir y digerir carne. El pH estomacal de los perros suele ser muy ácido para eliminar bacterias, parásitos y otros microorganismos patógenos que pueden provenir de las presas que ingieren.

Con una dieta natural, ayudamos a mantener el pH ácido.

En cambio, si el perro consume productos procesados y altos en cereales como serían los piensos, esto provoca que el pH digestivo se alcalinice, haciendo imposible realizar funciones básicas como la liberación de enzimas digestivas, la eliminación de patógenos, realización de una buena digestión y tener un sistema inmunológico fuerte.

Esta diferencia tan significativa entre el pienso y la comida natural, hace que en ocasiones puedan aparecer alteraciones digestivas al hacerse el cambio en los perros de barrigas más sensibles.

La sintomatología puede englobar diarreas, estreñimiento, vómitos, mucosidad que envuelve las heces, mal aliento, picores, caspa o erupciones.

Estos síntomas son producto de un proceso llamado desintoxicación, que consiste en eliminar químicos y toxinas acumuladas en el organismo, lo cual también puede producir una ligera pérdida de peso, puesto que se desprenden de muchos líquidos retenidos propios de la inflamación producida por los aditivos de los piensos. Esta desintoxicación afecta y se manifiesta de forma distinta en cada perro.

Cómo hacer la transición de pienso a comida natural

Si tenemos un perro sénior, con patologías o que sabemos por experiencia que es sensible a los cambios de dieta, nuestra recomendación es que le preparemos una dieta blanda para hacer la adaptación de su aparato digestivo lo más lenta posible. Este tipo de transición es apta para todos los perros, y constituye una hacerla más segura.

Cómo preparar una dieta blanda

La dieta blanda consiste en cocinar un 70% de carne blanca magra (pollo, pavo o conejo) con un 30% de vegetal de fácil digestión (calabaza, zanahoria o calabacín).

Necesitaremos, entonces, elegir una carne blanca magra y un vegetal de fácil digestión. Si tiene intolerancia a algún ingrediente evítalo para la dieta blanda.

-70% carne blanca magra como: pollo, pavo o merluza.

-30% de zanahoria, calabaza, calabacín, patata o boniato.

Prepararemos comida para varios días multiplicando la cantidad diaria por los días que vayamos a preparar, lo dejaremos en un táper en la nevera y se lo iremos dando (siempre la comida atemperada, nunca fría). La cocción de la dieta blanda podemos hacerla al vapor para mantener mejor los nutrientes o hervida.

1. Cocemos la carne y la verdura unos 30 minutos.

2. Trituramos todo bien y añadimos unos cucharones del caldo de cocción.

3. Lo guardamos en un táper en la nevera, y durante estos días le vamos dando su ración diaria de esta mezcla, repartida en varias tomas al día, por ejemplo 3 o 4, para aligerar la digestión.

4. La comida debe estar siempre tibia o a temperatura ambiente, nunca caliente ni fría de nevera. Para ello, cuando saquemos de la nevera la ración que le toque, dejaremos que se atempere fuera unos 10-20 min, o le daremos un toque de 10 segundos en el microondas, removeremos para que no queden zonas frías ni calientes y se lo damos.

5. Recomendamos ofrecer probióticos un par de semanas antes de empezar la transición para adecuar el tracto digestivo a la nueva dieta. Podemos utilizar kéfir, ofreciendo 1 cucharadita por cada 5kg del perro a diario.

Daremos esta dieta blanda una semana y los últimos días daremos 50% de esta comida y 50% Dogfy, en tomas separadas.

Empezaremos introduciendo el menú de Dogfy que sea de la misma proteína con la que hemos hecho la dieta blanda, es decir, si la hemos hecho con pollo empezaremos con el menú de pollo de Dogfy Diet. Esperaremos a valorar cómo le sienta durante una semana y posteriormente, iremos introduciendo los otros menús. Recomendamos empezar con pollo y pavo al menos el primer mes. Una vez veamos que se encuentran estables y si no existen patologías previas, podremos ir añadiendo poco a poco los menús de buey y salmón.

Si durante la introducción de Dogfy sus heces no son normales, recomendamos contactar con nuestro equipo de nutricionistas.

Para cualquier duda en relación al tema tratado en el blog, el equipo nutricionista de Dogfy Diet queda a vuestra disposición.

¿Te gusta lo que hacemos en Dogfy Diet?
La experiencia nos dice que es mejor que lo compruebes por ti mismo.

¿Empezamos?

Mireia Camón

Deja un comentario